Tecnología médica para el tratamiento de personas con diabetes ¿Cuál es el momento ideal para comenzar a usarla después del diagnóstico?

Tecnología médica para el tratamiento de personas con diabetes

¿Cuál es el momento ideal para comenzar a usarla después del diagnóstico?

 

La tecnología ha impregnado nuestras vidas durante las últimas décadas en todos los ámbitos. Y hablando de personas que viven con diabetes tipo 1; no es, ni debería ser la excepción.

Antes de la década de los 80, los pacientes solo podían medir los niveles de glucosa en orina. Después aparecieron los glucómetros que permitieron una conciencia mucho mayor.

En los últimos 10 años los sistemas de monitoreo de glucosa han revolucionado completamente la vida de las personas con diabetes.

La misma evolución han tenido las insulinas y sus formas de administración; desde las insulinas porcinas y bovinas que se utilizaban con jeringas de vidrio, hasta la gran variedad de análogos de insulina humana que tenemos ahora, con la posibilidad de administrar con jeringas, plumas y microinfusoras de insulina o incluso, los sistemas integrados (microinfusora de insulina con sistema de monitoreo continuo de glucosa integrado que permiten la automatización parcial de la administración de insulina).

Mi particular punto de vista es que los profesionales de la salud debemos conocer todas las opciones para el manejo de las personas que viven con diabetes, explicárselas a pacientes y familiares desde los primeros días del diagnóstico y así, incorporar las herramientas que se elijan de acuerdo a las preferencias personales y a los recursos disponibles.

En México y en muchos países en vías de desarrollo, la seguridad social no otorga herramientas tecnológicas para sus derechohabientes. Esperemos que estas circunstancias puedan cambiar en el futuro cercano como ha sucedido en países similares al nuestro como Colombia y Chile. Es a través de seguros de gastos médicos privados o del esfuerzo de las propias familias como tenemos una gran cantidad de pacientes usuarios de tecnología.

Es un hecho que todo paciente al diagnóstico debe comenzar utilizando un glucómetro para medir los niveles de glucosa, al menos antes y 2 horas después de cada alimento, en la madrugada y al realizar ejercicio.

Es ideal incorporar desde la 1er. semana posterior al diagnóstico algún sistema de monitoreo continuo o flash de glucosa, herramienta que nos permitirá comenzar con un proceso de educación en diabetes de mayor calidad.

A través de estos sistemas podemos entender la importancia de la administración oportuna de cada dosis de insulina e incluso descubrir el efecto sobre los niveles de glucosa de la actividad física y de cada alimento, acorde al índice glucémico.

En relación al esquema de insulina, idealmente debemos comenzar con un esquema basa

l– bolo, con insulina de acción prolongada y con análogo de insulina rápida, explicar el concepto de conteo de carbohidratos y factor de corrección. Ayudarnos de herramientas como las aplicaciones para el registro de la información y el conteo de carbohidratos.

En la medida que se comienza a conocer estos conceptos, una alternativa que debe considerarse es la utilización de microinfusora de insulina, ya que permite la administración de dosis de insulina mucho más precisas y adecuar las necesidades de insulina al estilo de vida de cada paciente, disminuyendo el riesgo de hipoglucemias y generando mucho mayor flexibilidad en el estilo de vida.

Dentro de las alternativas de bombas de insulina, existen sistemas que están integrados
con un sistema de monitoreo continuo de glucosa (microinfusora 640G y sensor Enlite con SmartGuard), que representa grandes ventajas, entre las que destaca la posibilidad de la suspensión de administración de insulina por predicción de hipoglucemia.

Cualquier herramienta tecnológica puede representar una gran ventaja para las personas
que viven con diabetes y sus familiares, siempre y cuando vaya acompañada de un proceso de
educación continua en diabetes y de trabajo conjunto con los profesionales de la salud.

El gran reto que implica la diabetes tipo 1 es entender que las necesidades de insulina
cambian de un día para otro y aprender a tomar decisiones adecuadas.

Es muy importante tener acceso a la información del paciente (a través del software correspondiente) y crear un sistema de comunicación para el apoyo en la toma de decisiones entre paciente, familiares, nutrióloga, educador (a) en diabetes, psicólogo y endocrinólogo (a) pediatra o de adultos.
Mi conclusión es muy clara; incorporar la tecnología en diabetes lo antes posible para
permitir un mayor empoderamiento alrededor de una difícil condición de vida, llamada diabetes tipo 1.

Platica con tu endocrinólogo (a) sobre las diferentes opciones tecnológicas y valoren sus
beneficios.

Dr. Carlos A. Antillón Ferreira
Endocrinología Pediátrica
Centro Médico ABC Santa FE / Hospital Español, Ciudad de México
Sociedad Mexicana de Endocrinología Pediátrica (SMEP)
Sociedad Europea de Endocrinología Pediátrica (ESPE)
Sociedad Internacional para el estudio de Diabetes en Niños y Adolescentes (ISPAD)
Facebook: Juntos por la Diabetes tipo 1
Twitter: @antillonendop
e-mail: antillon.endocrino2002@gmail.com