Sobre el duelo en la diabetes

Sobre el duelo en la diabetes

Elisabeth Kübler-Ross (1926-2004) fue doctora en medicina y psiquiatría. Ella trabajó por varias décadas con personas con diferentes condiciones de salud y se convirtió en autoridad en el tema. Ella es autora de muchos libros donde se aborda el proceso de la muerte pero es quizá aún más reconocido su modelo de las Cinco Etapas de Duelo. Vamos a platicar sobre ello.

Primero, ¿qué es el duelo?


Es uno de los estados psicológicos más conocidos por la población. Todo el mundo sabe que existe, casi todo el mundo lo ha sufrido alguna vez, todo el mundo conoce a alguien que lo ha pasado o lo está pasando, casi todo el mundo sabe si la persona que sufre el duelo lo está pasando de forma sana o no.

En general, podemos decir que el duelo es una respuesta emocional ante una pérdida. Es un proceso adaptativo a la nueva realidad, nos amoldamos, adoptamos una nueva realidad: la
pérdida.

Ahora bien, cuando hablamos de “pérdidas” podríamos pensar que siempre están relacionadas con la muerte pero, también hace referencia, al menos en este contexto a un hábito, a un estilo de vida, a un cambio inesperado y, en nuestro caso a la pérdida de lo que pensábamos era nuestra salud.
Escenarios para el duelo


– Vínculo emocional: Nuestra realidad era la que pensábamos era un estilo de vida saludable. Vaya, pensábamos que teníamos salud. Quizá no la teníamos y eso es debatible pero pensábamos que así era y jamás pensábamos perderla. En estos casos el proceso de duelo puede no ser tan intenso como cuando se pierde un ser querido pero sucede y que se pasa por las mismas fases para superarlo.

– Se percibe como irremplazable: Cuando somos diagnosticados con diabetes de cualquiera de sus tipos sabemos que es así, hay tratamientos efectivos pero, tristemente para nosotros NO hay una cura.

Tenemos entonces que re-organizarnos, reorganizar la vida, la jornada, la familia, la alacena y es inevitable pensar ¿Que voy a hacer ahora? ¡La vida no tiene sentido!! ¿Porque a mí? Y, obviamente, esto genera mucha inestabilidad interna, tristeza y angustia. Todo esto, características de duelo.

Etapas del duelo:

  1.  La negación: Es el rechazo consciente o inconsciente de esta nueva realidad. Es, afortunadamente una respuesta temporal. Huimos de esta nueva realidad. “No, esto no me puede estar pasando a mí”. Tras nuestro diagnóstico, o el de nuestros hijos en este primer momento del duelo parecería que nada tiene sentido y el pesar nos sobrepasa.
    No estamos negando el diagnóstico como tal pero el sentimiento de impotencia nos invade.
  2. La ira: “¿Por qué yo? ¡No es justo!”, “¿Cómo puede sucederme esto a mí?” Esta comprensión del “por qué” de las cosas puede ayudarte a encontrar una cierta paz. El enojo en esta fase es no sólo temporal sino necesario. La ira es parte de todo este duelo y debemos permitirle hacerse presente.
  3. La negociación: También es un mecanismo de defensa en este caso para protegernos de una nueva realidad que nos parece sumamente dolorosa a nivel emocional. Negociamos con la vida, con Dios, ofrecemos tratos. Pero en realidad, en esta etapa comenzamos a aceptar que vivimos con una condición crónica de salud. Generalmente es la fase menos larga de nuestro duelo.
  4. La depresión: Sentir tristeza y miedo es natural. Pero sentir que no podemos
    levantarnos de la cama a realizar nuestras actividades cotidianas puede ser un síntoma de depresión. “Por qué seguir, para qué seguir viviendo” es un claro indicio de depresión. Si te reconoces deprimido es muy importante visitar a un experto en salud emocional. La depresión es seria y aunque en este caso es parte de un proceso de duelo salir de ella puede tomarle más esfuerzo a unas personas que a otras. Mejor hacerlo acompañado por expertos.
  5. La aceptación: Reconocer y aceptar que vivimos con diabetes no implica que estemos desbordando alegría. Significa firmar un acuerdo de paz con nuestro diagnóstico y trabajar para tenerla lo más dominada posible. Ya sabes lo que dicen “si no puedes contra ello únetele” y en el caso de la diabetes qué mejor que hacerla un enemigo discreto y silencioso manteniéndola bajo estricto control y vigilancia.

 

Consejos

Recuerda siempre que el duelo es siempre una respuesta esperada y natural. No te culpes por sentirte molesto, irritable y triste por la pérdida de lo que era la normalidad para ti. Este es un proceso que toma tiempo. No olvides que los expertos en salud emocional pueden ayudarte a pasar de forma más saludable por estas etapas y pueden ayudarte a trazar nuevas estrategias para tu salud mental y la de los tuyos.

Acércate a las asociaciones de diabetes para conocer a otros con quienes compartas condición y experiencias de vida. ¡No estás solo!

 

Sobre el autor:
Lic. Mariana Gómez Hoyos
Mariana fue diagnosticada con diabetes Tipo 1 en el verano de 1985. Ella es Psicóloga y Educadora en Diabetes. En 2008, Mariana comenzó un blog donde comparte su experiencia de vida con otros Mariana trabajó con la Federación Mexicana de Diabetes hasta 2012 y hoy en día es Gerente de Proyectos en Beyond Type 1.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter