Lectura de etiquetas nutrimentales, ¿cómo hacer las mejores elecciones?

 

Lectura de etiquetas nutrimentales, ¿cómo hacer las mejores elecciones?

 

Muchas veces nos hemos encontrado en el pasillo de productos “light” o para “diabéticos” queriendo elegir un producto, sin embargo, la etiqueta en sí no nos dice mucha información o no parece muy clara. Esto además de confundir puede provocar que tomemos decisiones erróneas pensando lo contrario.

Una de las ventajas de saber leer etiquetas es que nos puede ayudar a dar más variedad a la dieta, saber que preferir o evitar dependiendo del contenido nutrimental. No es necesario interpretar toda la información que está contenida, pero si es importante saber enfocarnos en algunos puntos.

Para leer una etiqueta nutrimental el primer paso es ver el tamaño de la porción, ya que esto determinará las cantidades del resto de la información; dependiendo de las porciones que consumas puedes saber el total de calorías, proteínas, grasas e hidratos de carbono.

Para una persona con diabetes lo primordial es identificar los gramos de hidratos de carbono, cantidad de azúcar y cantidad de fibra principalmente.

Recuerda que para el conteo de hidratos de carbono, únicamente debes tomar en cuenta el apartado de “carbohidratos totales” y no la parte de azúcar, ya que esta ya está contenida dentro de los carbohidratos totales que reporta la etiqueta.

De manera general, una porción de hidrato de carbono equivaldría a 15 gramos, esto te permite darte una idea de cuánto consumir del producto o intercambiarlo por otra porción.

Para el azúcar total es importante saber que cuando un producto está etiquetado como “light”, “bajo o reducido en calorías” o sin “azúcar añadida” no quiere decir que esté libre de o que sea un alimento sin hidratos de carbono. Esta leyenda puede referirse a que el alimento tenga menos grasa, menos energía (Kcal) o que no se le agregue azúcar extra a la que ya contiene. Lo recomendable es preferir productos que no tengan más de 5 gramos de azúcar por porción.

En cuanto a la fibra, es ideal elegir alimentos altos en fibra, ya que esta nos puede ayudar para tener una mejor digestión, nos ayuda también a sentir saciedad a la hora de comer y contribuye a una absorción más lenta de los hidratos de carbono que consumimos. Para que un producto se considere alto en fibra, debe contener más de 3 gramos por porción. Un error común es creer que los alimentos integrales son altos en fibra; son pocos los que tienen un alto contenido.

Para saber las cantidades ideales de los demás macro o micronutrimentos, dependerá de cada persona y lo que se acuerde con el nutriólogo, médico o educador en diabetes.

Ahora ya tienes la información para tomar decisiones informadas y elegir los mejores alimentos de acuerdo a tu dieta y recomendaciones de tu profesional de la salud sin dejar de lado lo que más te guste!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter