Diabetes Mellitus Tipo 2

 

Diabetes Mellitus Tipo 2

La diabetes tipo 2 es una enfermedad crónica que se produce cuando el páncreas no produce suficiente insulina o cuando el cuerpo no la puede utilizar de manera
eficaz. Se presenta sobretodo en adultos y está relacionada con la genética, estilo de vida, sedentarismo y sobrepeso u obesidad.

  • Para diagnosticarla se usan los criterios de la Asociación Americana de Diabetes y la Organización Mundial de la Salud:
  •  Glucosa en ayuno ≥ 126 mg/dl
  • Glucosa 2 horas post carga de 75 g de glucosa ≥ 200 mg/dl
  • Hemoglobina glucosilada A1c ≥ 6.5 mg/dl
  • Glucosa al azar ≥ 200 mg/dl más síntomas clásicos (pérdida de peso, orinar frecuentemente, mucha sed, mucha hambre y cansancio).

Con que se cumpla al menos con uno de los criterios se hace el diagnóstico.

La diabetes no se puede curar, pero se puede controlar. El tratamiento fundamental es la educación en diabetes, de manera que el paciente aprenda a tomar decisiones informadas sobre una alimentación adecuada, actividad física, monitoreo de glucosa, toma de medicamentos, actitud positiva, retos cotidianos y prevención de complicaciones.

Para este tipo de diabetes, el tratamiento farmacológico o la insulina, pueden o no ser necesarios, esto va a depender del diagnóstico oportuno. Muchas veces al ser detectada a tiempo y hacer cambios en estilo de vida, se logran controlar los niveles de glucosa; sin embargo, al ser una enfermedad crónica, es importante visitar al médico de manera regular para evaluar que el tratamiento está funcionando de manera adecuada.

Otra pieza clave para el control de la diabetes, es el monitoreo de la glucosa. Para decir que estás en buen control se toman los parámetros de la Asociación Americana de Diabetes y de la Asociación Americana de Endocrinólogos clínicos:

  • Glucosa en ayuno: entre 80 a 130 mg/dl
  • Glucosa 2 horas después de los alimentos: entre < 140 a < 180 mg/dl
  • HbA1c: entre 6.5% a 7.0%

Si logras mantenerte lo más cercano a estas metas, podrás prevenir las complicaciones a largo plazo y tener una mejor calidad de vida. Además de evaluar si el tratamiento y el estilo de vida que llevas, es el adecuado.

Infórmate más acercándote a tu educador en diabetes y profesional de la salud para que te orienten.
Recuerda que vivir con diabetes no es sinónimo de estar “a dieta” ni de poder dejar de disfrutar de alimentos y momentos extraordinarios. Se trata de aprender a tener un equilibrio en tu estilo de vida.sobre los estudios de laboratorio a realizar.