Diabetes Gestacional

 

Diabetes Gestacional

Existe otro tipo de Diabetes que se llama Diabetes Gestacional. Esta se conoce como la elevación de glucosa que se presenta por primera vez en el embarazo y está relacionada con la presencia de hormonas que se producen por la placenta. Con los cuidados adecuados, puede revertirse una vez que nace el bebé.

Los factores de riesgo para presentarla son principalmente: tener sobrepeso u obesidad previa al embarazo, presentar aumento de peso excesivo durante el embarazo, familiares directos con diabetes tipo 2, haber dado a luz a un bebé con un peso al nacer mayor a 4 kg.

La Diabetes gestacional no suele presentar síntomas, por lo que es importante detectarla a tiempo para tratarla y prevenir cualquier complicación tanto para la mamá como para el bebé, como pueden ser: bebé con exceso de peso, presencia de preeclampsia (aumento de presión arterial durante el embarazo), desarrollo de Diabetes Tipo 2 posterior al embarazo, entre otras. 

Para hacer el diagnóstico se deben realizar estudios de laboratorio entre la semana 24 y 28 de embarazo y los valores de referencia son los siguientes:

  • Glucosa en ayuno: ≥ 92 mg/dl
  • Después de una carga de 75 gramos de glucosa:
    • 1 hora después: ≥ 180 mg/dl
    • 2 horas después: ≥ 153 mg/dl

Al cumplir con al menos uno de los criterios, se hace el diagnóstico.

El tratamiento dependerá de lo que el ginecólogo y/o endocrinólogo acuerden. En algunas mujeres el llevar una dieta adecuada, realizar actividad física y mantener un peso adecuado logra controlar los niveles de glucosa. Sin embargo también se pueden llegar a usar en algunos casos medicamento oral o insulina durante esta etapa.

El control de la Diabetes Gestacional se evalúa con el auto monitoreo de la glucosa de manera regular, esto es para valorar si se deben ajustar los medicamentos y la alimentación. Para decir que se tiene un buen control se deben tener glucosas menores a 90 mg/dl en ayuno y menores a 120 mg/dl 2 horas después de las comidas.

Se recomienda realizar un estudio de control de 6 a 12 semanas posteriores al nacimiento del bebé, con la finalidad de evaluar si los niveles de glucosa regresaron a valores normales.

Tener diabetes gestacional no es malo, con la detección oportuna y un adecuado control glucémico podrás tener un embarazo y parto sin complicaciones asociadas a esta. Infórmate y pregunta a tu médico o ginecólogo sobre los estudios de laboratorio a realizar.

Lic. Nancy Ortiz Pizaña

Nutrióloga/Educadora en Diabetes

Especialista Clínico Asociado

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter