De la Maravilla de los Campamentos de Verano

De la Maravilla de los Campamentos de Verano

Ser el único niño (a) con diabetes en la escuela puede ser de pronto complejo. Sea cual sea tu
experiencia (buena o mala) saberse y reconocerse como “el/la único (a)” requiere de mucha salud emocional. Cuando uno es niño quisiera preocuparse por otras cosas que no tuvieran que ver con ser distinto ¿verdad?

La oportunidad de conocer a otras personas con diabetes Tipo 1 tiene beneficios incontables. Mejor aún, la oportunidad de pasar unos días con personas con quienes compartimos experiencia de vida, condición, miedos y trucos tendrá beneficios en nuestra salud física, y por
supuesto nuestra salud emocional. Pero, ¿cómo hacemos eso? Bueno, una de las muchas opciones son los campamentos de verano.

Beneficios de ir a un camp

  1. Educación en Diabetes: Aprender y divertirte al mismo tiempo ¿es posible? Claro que es posible. La educación en diabetes para niños y adolescentes debería ser SIEMPRE divertida. Los formatos tradicionales de Educación en Diabetes no siempre toman en
    cuenta a los más pequeños pero en un campamento tu hijo (a) aprenderá y practicará lo aprendido al mismo tiempo con otras personas y expertos en cada tema.
  2. Apoyo entre pares: Aquí no será el único, conocerá a otros niños y adolescentes con diabetes Tipo 1 e intercambiarán consejos y experiencia. Algunos de nosotros aprendimos a inyectarnos en otras zonas en un campamento. Otros niños aprendieron a contar carbohidratos junto con otros que ya eran expertos.
  3. Amigos y red de apoyo: Un campamento de diabetes es un lugar donde tu hijo (a)
    podrá conocer amigos para toda la vida y donde tú como papá podrás construir una gran red de apoyo con otros padres. Con mucha frecuencia después del campamento se forman grupos de whatsapp e incluso reuniones familiares para repasar temas o, porqué no, solo platicar.
  4. Independencia: Muchos niños aprenden a realizar muchas tareas por sí solos. Claro que esto no significa que podrás despreocuparte, se necesita de acompañamiento pero verás cambios en tu hijo (a) después de un campamento. Incluso en algunos camps las actividades están planeadas para que al mismo tiempo papá y mamá reciban información sobre lo aprendido para reforzar lo aprendido al llegar a casa.

¿Solo para niños?


Hoy en día existe también la modalidad de Campamentos para Adultos. Estos son campamentos educativos donde además nos divertimos en grande. No dudes en enviar a tu
hijo (a) a un camp, hay muchas opciones en diferentes lugares del mundo e incluso dentro de tu mismo país. Contacta a la asociación cercana a tu localidad para pedir informes.

 

Sobre el autor:
Lic. Mariana Gómez Hoyos
Mariana fue diagnosticada con diabetes Tipo 1 en el verano de 1985. Ella es Psicóloga y Educadora en Diabetes. En 2008, Mariana comenzó un blog donde comparte su experiencia de vida con otros Mariana trabajó con la Federación Mexicana de Diabetes hasta 2012 y hoy en día es Gerente de Proyectos en Beyond Type 1.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter