Alcohol y diabetes

 

Alcohol y diabetes

 
Una de las preocupaciones o dudas más comunes por adultos y jóvenes, es el tema del alcohol viviendo con diabetes. De manera general, la recomendación que nos da la Organización Mundial de la Salud es no más de una copa al día para mujeres y máximo 2 copas al día para hombres. Para las personas que viven con diabetes y que usan insulina o medicamentos del tipo hipoglucemiantes orales, tomar alcohol no debe ser un impedimento, sin embargo es importante cuidar la cantidad, frecuencia e indicaciones especiales:

  1. Cuando tomes cualquier bebida alcohólica debes revisar los hidratos de carbono de esta, ya que este puede variar en los destilados o en licores.

  2. Buena hidratación: Puedes tomar un vaso de agua por uno de alcohol, de esta manera aseguras de estar bien hidratado.

  3. Mide tu glucosa en sangre. Para conocer mejor el efecto del alcohol en tu cuerpo de manera individual, es importante estar midiendo la glucosa en sangre. No te confíes de los síntomas clásicos de hipo o hiperglucemia, ya que estos se pueden confundir con el efecto del alcohol. Al tener el nivel de tu glucosa podrás tomar acciones dependiendo del valor.

  4. Siempre acompaña las bebidas alcohólicas con alimento. El alcohol por lo general tiene un efecto hipoglucemiante, es decir que puede provocar un nivel bajo de glucosa posterior a la ingesta, esto se debe a que el hígado esta tratando de eliminarlo, por lo que deja de hacer otra de sus funciones que es liberar la reserva de glucosa a la sangre. Puedes elegir alimentos con hidratos de carbono complejos acompañado de una fuente de proteína y grasas saludables, lo que ayudará a que estos hidratos de carbono se sigan absorbiendo en tu cuerpo y con esto evites un evento de hipoglucemia

  5. Cuidado con los refrescos. Muchas veces se acompañan las bebidas alcohólicas con refrescos, jugos o algún tipo de jarabe. Trata de evitarlo en lo posible y de tomarlo así recuerda medir bien las cantidades para evaluar si es necesario ponerte un bolo de insulina en caso necesario.

  6. Alcohol + actividad física. Si además de tomar alguna bebida alcohólica, estarás muy activo, esto puede contribuir a que el nivel de glucosa baje inesperadamente. La clave es un monitoreo de glucosa más frecuente.

  7. Siempre estar preparado. Recuerda que es indispensable siempre tener a la mano fuentes de hidratos de carbono simple (jugo, fruta, miel, tabletas de glucosa) para usarlos en caso de que tu glucosa baje demasiado.
Recuerda que el vivir con diabetes no debe ser un impedimento para llevar una vida social normal y saludable. La clave está en tener las herramientas para tomar decisiones informadas y siempre con responsabilidad.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter